La emisión de obligaciones como alternativa de financiamiento

El mercado de capitales, ofrece a las micro, pequeñas, medianas y grandes empresas, la oportunidad de financiamiento, por medio de la emisión de valores representativos de deudas, denominados “Obligaciones”. Los emisores pueden acceder a este medio de financiamiento, presentando un prospecto de oferta hacia el mercado, con el fin de introducir su negocio y publicar los beneficios que otorgaría a los adquirentes de dichas Obligaciones.


Palabras claves: Mercado de Capitales, Bolsa de Valores, Obligaciones, Financiamiento.


Abstract: The Stock market offers the opportunity to obtain resources by issuing business debts, named “Obligaciones”. Any company can access the market by a prospectus. The prospectus must contain a business plan and possible return for the purchase of the securities.


Key words: Stock Market, Stock Exchange, bond certificate, funding, securities.


Dentro de nuestra economía, las empresas y negocios han considerado al sistema financiero como el único medio para conseguir recursos que les permitan continuar su operación, tomando en cuenta que se someten, a las condiciones que esta entidad establece con el fin de entregar los recursos solicitados. En este sentido, la empresa tiene que emplear mayores esfuerzos que representan a su vez un costo, con el objetivo de satisfacer las necesidades de la entidad bancaria, para que la misma pueda garantizar el retorno del crédito otorgado. Adicionalmente, el cliente de la entidad financiera deberá cubrir los costos de administración e intereses determinados por la institución que, por lo general, resultan ser, bastante onerosos para el solicitante del crédito.


Sin embargo, existen otros mecanismos, dentro del mercado financiero, que permiten cumplir el mismo objetivo. En este sentido, vamos a concentrarnos en el Mercado de Valores. En este mercado se negocian documentos denominados “valores”, emitidos por personas de derecho público o privado, que buscan un financiamiento a través de la oferta y la demanda de estos documentos, por medio de las Bolsas de Valores ubicadas a nivel nacional, con el fin de recibir un rendimiento, interés o renta a favor de los inversionistas.


El Código Orgánico Monetario y Financiero, libro segundo (en adelante “Ley de Mercado de Valores”) manda que, nuestro mercado de valores opera mediante dos sistemas: (i) bursátil; y, (ii) extra bursátil, los mismos que se encuentran definidos en el artículo 3 de esta norma.


Dentro del mercado bursátil, se negocian valores de renta fija y renta variable. Los valores de renta fija son aquellos cuyo rendimiento, periodicidad de pago y vencimiento se encuentra determinado de forma previa o al momento de realizar la transacción entre el vendedor del valor y el inversionista. Por otra parte, los valores de renta variable son aquellos cuya rentabilidad se desconoce al momento de la transacción, ya que, la misma responde a distintos factores, siendo el más importante, el resultado de la operación de la entidad emisora.


Ser titular de una obligación, no es lo mismo que ser tenedor de una acción, ya que existen diferencias importantes. La obligación se debe entender como aquel instrumento de circulación, que representan deudas, otorgando a su titular un crédito emergente de la deuda contraída, que solo confiere derechos de esta naturaleza, no otorga a su beneficiario, el derecho de tomar decisiones, así como, lo deslinda de responsabilidad respecto a las acreencias de la firma que lo emite. Mientras que el título de acción no es un instrumento propio de circulación debido a que es considerado como una especie de alícuota correspondiente a un capital social, que atribuye a su titular derechos corporativos. Estos derechos se dividen en políticos, relacionadas a la toma de decisiones por el máximo órgano de gobierno y, económicos, entendiéndose al derecho que el accionista tiene de percibir dividendos.


Otra diferencia consiste en que, la obligación concede un interés fijo, independiente de los resultados de la sociedad en cada ejercicio económico. Por su parte, la acción otorga el derecho a percibir dividendos generados de la operación de la compañía, corriendo el riesgo que la firma, no tenga un resultado favorable y el accionista responda conforme a la aportación realizada a favor de la empresa. Sin embargo, ambos valores pueden ser utilizados para obtener recursos que le permitan a la empresa financiar su operación.


El mercado de valores ha generado un gran crecimiento en los últimos años por parte de las empresas ecuatorianas, ya que han acudido a este para obtener un financiamiento con mejores prestaciones y beneficios que el crédito tradicional por medio de las instituciones financieras. El mercado de valores ha sido más atractivo principalmente por la estructura que mantienen frente a otros sistemas, ya que se podría considerar más seguro, y su regulación, aun cuando no es similar a la de las instituciones financieras, o economía solidaria, existe una gran relación de interacción con el inversionista, ya que, se negocian principalmente, títulos para la financiación de las empresas a través de acciones, obligaciones y otros títulos a largo plazo.


Es recomendable que, las empresas o negocios que deseen acceder a este sistema, cuenten con la respectiva asesoría legal y financiera para que este mecanismo le permita satisfacer sus necesidades, y no generen contingentes futuros que puedan afectar la continuidad y sostenibilidad de la empresa en el tiempo.


Si quieres saber más dudes en contactarnos, siempre será un gusto atenderte.


Autor: Abg. Ricardo Viteri Robalino

Prospectus Law Firm



23 vistas